Del Aloia a las Cíes

Juni 049

Ésta es la primera ruta que presento en mi Blog. Y la he elegido por varias razones: Una de ellas es porque discurre por mi querido Monte Aloia, mi amor, mi amigo, mi refugio, en el que tantos momentos buenos he vivido. Otra razón de que ésta sea mi primera ruta, es porque la descubrí yo, jajajajaja, no exactamente, a ver, que el camino ya estaba ahí, pero nunca nadie me lo había dicho, ni ningún libro ni folleto ni internet me habían informado de que existía; o sea, que para mí, no existía, pero mis ansias por conocer cada metro cuadrado de la tierra que me rodea, me llevó a ella. No está indicada, ni señalizada y es para casi todo el mundo una gran desconocida. Por eso la considero como muy mía y es mi “senda secreta”. Otra de las razones de haberla escogido es porque caminando caminando, cuando no me lo esperaba, esta ruta, secreta y desconocida, me tenía reservada una gran sorpresa y es que de repente, allí a lo lejos, entre pinos y rocas, aparecieron majestuosas las Islas, las más bonitas del mundo, las Cíes…

Por eso he decidido titularla así, “DEL ALOIA A LAS CÍES”.

¿Os la describo? ahí va:

Cómo llegar: Como os digo, esta senda de algo más de una hora, discurre por tierras de mi Aloia querido, así que si queréis hacerla, tendréis que subir hasta allí. Cuando estéis casi casi arriba de todo, veréis a mano derecha un aparcamiento amplio y a la izquierda un cartel que indica la dirección del “Área de recreo”, que es donde se ubicaba antiguamente el camping. Bien, pues por esa carreterita de la izquierda debéis ir, ya que precisamente ahí, en ese área de recreo debemos dejar nuestro coche.

047

Aquí mismo podremos dejarlo, pero, como indica el cartel, no podremos acampar como en tiempos…

Pues bien, cogemos nuestra mochilita sin olvidar la cámara de fotos y ¡empezamos!

La ruta empieza justo enfrente de este cartel que veis en la foto anterior. Hay una pista de tierra que comienza a subir ligeramente por el terreno, con una señal de prohibido el paso, tal que así: 

Pues bien, por ahí arrancamos y enseguida nos toparemos con una marca de madera con el número 10. Esta marca pertenece a uno de los cinco senderos señalizados del Monte, que otro día haremos. Ahí tenéis a Petra corriendo feliz hacia el punto 8, jajajajajaja!

 Cuando lleguemos a la marca con el número 8, debemos coger a la derecha por un camino que discurre entre pinos. Más tarde el camino se bifurca y debemos coger el de la derecha, que poco a poco desciende hasta un riachuelo, llamado O Regueiro do Inferno, que en las épocas más calurosas carece prácticamente de agua, pero por la propia naturaleza del terreno es perfectamente perceptible. Lo cruzamos dando un salto y de nuevo hacia la derecha. 

 

Cuando lleguemos a un cruce con una gran roca plana en medio y ahí nos iremos hacia nuestra izquierda. Poco a poco, notaremos como el camino se despeja, van quedando atrás los pinos, y veremos una zona mucho más abierta al cielo. Pronto veremos a la derecha un camino por donde van los postes del tendido eléctrico, que nos llevará a un mirador natural incomparable: no deberías perdértelo. Además de pasar por un prado hermosísimo para subir hasta él, desde lo alto veremos la sierra del Galiñeiro y las Islas Sicas, las Cíes. 

 

 

Después de haber disfrutado algunos minutos de las impresionantes vistas, de los sonidos del monte y de nuestro corazón, volvemos sobre nuestros pasos para llegar hasta la pista principal y seguir nuestro camino. Caminaremos siempre siguiendo esa única pista principal que está vallada en su lado derecho por una red metálica.  

 

Una vez más nos toparemos con el Mar, las Islas Estelas, Baiona y las Cíes, luciendo como grandes lomos de ballena en medio del Océano.  

 

A menudo te encontrarás ganado, lo que hace la ruta más hermosa si cabe; caballos, vacas con sus ternerillos…  

Cuando la pista se bifurca debemos coger la opción más a nuestra izquierda y de nuevo a la izquierda y hacia atrás para empezar a subir y encontraremos unas rocas en un alto que se erigen como un segundo mirador desde el que podemos divisar además del paisaje anterior, incluso, el Tecla, en la Guardia y la desembocadura de nuestro Gran Río, el Miño. 

 Volvemos sobre nuestros pasos para descender hasta la pista que dejamos para subir hasta estas rocas y cogemos hacia la izquierda y empezamos a bajar.

El camino se vuelve a cubrir de pinos y volvemos a pasar por debajo de la línea de alta tensión.

De nuevo el camino nos ofrecerá subir hacia otras piedras que veremos a la derecha. Desde ahí las vistas son de Valença, con su Monte Faro, el Río Miño, veremos todo su curso hasta que desemboca en el Mar, y veremos, allá abajo, todo Tui. Aquí tenéis a Petra observando todo a sus pies!

 Regresamos a nuestro camino principal, donde ya veremos el pivote número 6. A partir de aquí, no tenemos más que seguir el camino con sus pivotes 7 y de nuevo, el 8, por el que ya pasamos al empezar esta ruta. En esta bajada debemos tener cuidado con las piedra sueltas y resbaladizas y con las enormes raíces que sobresalen del suelo. Eso si, no por ello dejéis de contemplar la bonita vegetación que nos muestra, sobre todo pinos y carballos, o robles.

Y bien, veréis que enseguida estaremos de nuevo en el inicio. Ahora podéis descansar en el Área de Recreo, si tenéis niños, podrán corretear y jugar en el parque infantil mientras vosotros preparáis en las mesas de piedra un sabroso picnic. Que aprovecheeeeee! Ah! y cuando acabéis, no olvidéis poner algún comentario aquí, para que yo sepa que lo hicistéis y qué tal os fue. Por cierto, si os echáis una siesta, es posible que os perdáis imágenes tan bellas como ésta: 

Buen camino y… por cierto, mañana, ¿a dónde vamos?


Aquí os dejo el enlace para que podáis verla en Wikiloc:


FICHA TÉCNICA:

Dificultad: fácil

Circular: si

Señalizada: no

Distancia: 3, 2km

Tiempo: 1 hora 15 minutos

Coordenadas: 42º05´06.”N   –    8º41´03.”W 

Mapa

Cómo llegar con google maps

 

 

4 comentarios en “Del Aloia a las Cíes

  1. Es una ruta preciosa , pero mucho mas bonita si dejamos el coche en casa y hacemos todo el recorrido andando y disfrutando de la belleza que tiene el Aloya , la macoca , la cascada das tabernas y disfrutar de todo lo que nos nuestro querido Aloya , creo que nadie que lo haya conocido no lo lleve por siempre en el corazon

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s