Miradores del Monte Aloia

Hay un lugar en el que me siento como en casa, o mejor dicho, como en el jardín de mi casa… Un lugar del que tengo la suerte de poder disfrutar a menudo, y al que acudo siempre que quiero pasear, pensar, encontrarme conmigo misma, disfrutar de la Naturaleza en su estado más puro y más hermoso, y que también es mi refugio cuando lo necesito… los que me conocéis sabéis que estoy hablando de mi lugar favorito, de ese lugar en el que me gustaría quedarme algún día para siempre… Mi querido Monte Aloia…


Ya he publicado algunas rutas en el Aloia, pero esta vez nos vamos a dar un paseíto, y digo paseíto porque nos moveremos por la parte más alta del Monte, donde están los miradores, la capilla, etc, por lo que es muy facilita, ideal para hacer un domingo por la tarde con la familia, vamos…


Precisamente por eso, ésta ha sido la ruta elegida para realizar el día 23 de Noviembre, si el tiempo nos lo permite, en una ANDAINA SOLIDARIA en la que nos vamos a reunir varias Protectoras de Pontevedra y norte de Portugal, para pasar una mañana bonita en compañía de nuestros peludines, que llevaremos de paseo con nosotros, por supuesto! La Andaina será a las 10:30 de la mañana y por supuesto, estáis todos invitados, adultos, niños, abuelitos, podéis traer a vuestros perros o llevar a uno de cualquiera de los Refugios, o ya, incluso, apadrinar o adoptar.  Para ello, debes ponerte en contacto antes del día. Pero, sea como sea, acércate hasta allí ese día!

A tod@s los integrantes de las protectoras, les dedico esta ruta, y todo mi respeto y reconocimientos por la labor que hacen. A tod@s, MIL GRACIASSSSS!!!

Cómo llegar: Para subir al Monte Aloia tienes que acercarte a Tui. Desde todos sus accesos encontrarás indicadores para subir, pero por si acaso, te explico:

Si vienes desde Porriño por la autovía A-55, debes coger la salida número 29 que pone Tui (oeste), Gondomar, Baiona. En esa salida ya te encontrarás un indicador amarillo y verde que te manda girar a la izquierda para ir al Monte. Lo seguimos y bajamos unos metros por la carretera hasta que ésta hace una curva grande. Justo ahí, debes girar a la izquierda de nuevo, ya verás varios carteles, uno de ellos (amarillo y verde) indica una vez más el Parque Natural. 

Si vienes desde A Guarda, o Portugal por la Autovía, debes tomar la salida 29A, (TUI oeste), y lo mismo, bajáis unos metros y en el siguiente cruce, en la propia curva, os metéis a la izquierda, ya está indicado el Monte ahí.

Pues bien, este cruce es común para cualquiera de las opciones, así que desde ahí subes subes subes varios kilómetros hasta que llegas a la cima. Verás a mano derecha una caseta de madera y unos metros más adelante, el Refugio de Montañeros, y justo enfrente, del lado izquierdo de la carretera, un parking donde podrás dejar tu coche. Si no, un poquitito más adelante, a la derecha, justo antes de que la carretera empiece a descender, también hay sitio para aparcar.

Empezamos a caminar y enseguida veremos ante nosotros varios caminos, y yo te invito a que tomes el más ancho, que vas a ver a tu izquierda. A medida que vas caminando, te irás sorprendiendo de lo bonito que es este Parque Natural (así designado desde diciembre de 1978), sobre todo si vas en Otoño. Verás setas, árboles de varias especies diferentes, que lo hacen más rico si cabe, un parque infantil con elementos de madera que se camuflan bien con el entorno, un via crucis, mesas con bancos, fuentes, rocas de formas caprichosas…

Te irás encontrando también diversos indicadores que te invitarán a infinidad de sitios que visitar…

  

Y seguimos subiendo por ese camino ancho hasta que lleguemos a la Cruz. Este monumento, además de verse desde “abajo”, es decir, desde Tui y alrededores, cuando miras hacia el Monte, es el punto más conocido y visitado del Parque. Es un gran mirador desde el que podrás contemplar el curso del Río Miño desde Salvatierra hasta su desembocadura. 

Esta enorme Cruz se levantó en el año jubilar de 1900, promovida por la Adoración Nocturna de Tui para celebrar el nuevo siglo.

Verás Tui, sus dos puentes internacionales, la Catedral, Valença, respaldada por su Monte Faro, Cerveira, Goián, Caminha y el Tecla en la Guardia…

Aquí tienes a Petri flipando con las vistas y tapando a mi Mami, (que no quiere salir en las fotos porque es muy tímida, así que ésta es perfecta, porque yo sí que quiero que esté presente en mi Blog, y de este modo, sale sin salir, jejejejeje)

Hay que olisquearlo todo!


Una curiosidad: si estás contemplando maravillado la panorámica, no te olvides de girarte y buscar detrás de ti esta piedra: para algunos es un delfín, para otros, un lagarto, una tortuga… Si, si, es que tenemos de todo en nuestro Monte!

Bueno, después de hacerte unas fotitos subido a lomos del delfín (que ya te estoy viendo…) volvemos sobre nuestros pasos, pero sólo un poquito, porque donde se acaban las escaleras que hay al bajar de la Cruz, a mano izquierda, verás un cartel que pone “Cama de San Xiao”. Por ahí vamos a visitar esta curiosa piedra sobre la que hay diferentes leyendas, como la de que no crece la hierba debajo de su extraño hueco y que si te pones debajo, apoyando la espalda y la cabeza, se te curan enfermedades cervicales y dolores de cabeza.

028

Existen muchas leyendas en este Monte, la que más me gusta de ellas es la que dice que “as eguas do Aloia son fecundadas polo vento…” (Las yeguas del Aloia son fecundadas por el viento)


Me encanta!


Bueno, volvamos al mundo real y vayamos hacia la izquierda para acercarnos hasta otro de sus miradores, desde el que verás el verde del Aloia en todo su esplendor y allá a lo lejos el pico y la Sierra del Galiñeiro, a la que pertenece el Parque Natural.  

Inconfundible esta baranda de piedra, imitando los troncos de un árbol, que se fusiona muy bien con el entorno, y qué recuerdos me trae de la infancia. Es el Mirador do Castelo. Y como todo “Castelo” que se precie, tiene su trono, pues en la parte inferior de éste, verás un gracioso “trono” del Rey. Es curioso, porque hace años, cuando yo era pequeña, y antes de nacer yo incluso, se hacían fotos de las ocasiones especiales y excursiones en días marcados, y es curioso, como digo, cuando veo los álbumes de fotos antiguas de mi casa, que muchas de ellas fueron hechas en este mirador, por eso me trae tantos recuerdos bonitos…


Al bajar del mirador, a nuestra izquierda, arranca una senda que vamos a seguir, que nos llevará por detrás de grandes rocas y pronto descubriremos que estamos en el parque infantil que tiene estas figuras tan entrañables…

049

 Y un poquito más adelante y más arriba, nos toparemos con el Monumento al Ingeniero Areses, que diseñó algunos de los miradores del Parque Natural e incluso la Casa Forestal, que ahora es Centro de Visitantes, y que habrás visto en la subida al Monte a la derecha, con un diseño muy peculiar.

Éste es el Monumento dedicado a él, por iniciativa del Club de Montañeros Celtas en Septiembre de 1956 y que dice así. “TESTIMONIO DE ADMIRACIÓN Y GRATITUD AL INGENIERO DON RAFAEL ARESES”. Me sumo a este homenaje.

Seguimos bajando ahora para ir a desembocar en la carretera, donde ya empieza a descender, que debemos cruzar porque al otro lado ya veremos un letrero que nos indica el camino hacia otro de los miradores, para mí, el más curioso y con un encanto especial: es el Mirador do Enxeñeiro Areses.

Pues sigamos la flecha entonces y vayamos a conocerlo…

 Aquí lo tienes! No me digas que no es una cucada, pequeñito y redondito, y con un par de “troncos cortados” de cemento a modo de asientos para descansar un rato disfrutando de las vistas. 

 029 (2)

 Regresamos al caminito y seguimos hacia la izquierda. Empezamos a descender…

Pasados unos metros, nos topamos con un camino que es el sendero PRG-2, si lo seguimos hacia la izquierda, y buscamos un poquito otra vez hacia nuestra izquierda, veremos la muralla Ciclópea, de la que se desconoce la antigüedad exacta, pero que muchos historiadores sitúan entre los siglos V y VIII d, C. Está un poco oculta a menudo por la vegetación y por la tierra, pero se distingue. Si la sigues un poquito, verás que puedes llegar a una senda de hierba por la que llegarás de nuevo al camino por el que llegamos, es decir, que podrás hacer un círculo, si es que no está encharcado literalmente, que puede pasar, por lo que tendrás que retroceder para retomar el camino. aquí tienes una imagen de la muralla:

344

 Una vez que hemos vuelto al punto en que nos desviamos para ver la muralla, debemos empezar a subir. Verás en ese tramo marcas amarillas y blancas del sendero del que te hablé, el llamado Sendero del Aloia, que se inicia en el mismo punto que nosotros empezamos hoy y que llega al Galiñeiro, por una senda de 3 horas (ida) recomendable, también.

En esta zona hay mesas también, en las que podrás montarte una merendola cuando venga el buen tiempo!

 Subimos y vamos siguiendo las marcas del sendero porque nos llevará a nuestro punto de partida. Cuando lleguemos a lo más alto, veremos un nuevo indicador que nos invita a subir hacia la derecha por un camino empedrado y que nos llevará hasta un nuevo mirador. El de González Páramos.


 Ya arriba, verás esta impresionantes panorámica:

Es el Océano Atlántico y las majestuosas Cíes…

Después de un buen rato alucinando con las vistas desde el punto más elevado  del Alto de San Julián, que así se le llama a la cumbre del Monte, volveremos de nuevo por el camino de piedras hasta llegar otra vez a la senda que íbamos siguiendo,

encontraremos a nuestra derecha la Capilla de San Julián, a la que recientemente, por cierto, le robaron la campana, lo que me entristece profundamente. Observa también el bonito reloj de sol que se halla al lado de la campana que ya no está.

033 (2)

Este templo fue construido sobre otro de origen románico. En su interior podrás ver diferentes tallas de santos como el que le da el nombre, San Julián, a la derecha, y la Virgen de las Angustias, a la izquierda, a la cual se debe la romería que se celebra aquí el primer domingo de julio.

 Y veremos a nuestra izquierda esta larga escalinata con un montón de mesas a ambos lados. Bajamos por ahí:

035

Al llegar abajo, donde verás una fuente, coge una caminito (no está muy definido) a la derecha, pero que pasa por debajo del Bar Restaurante y que te llevará después hasta las antenas y el mirador de la Oliva desde donde se ve Tui.

048 (2)

Y ya estamos al lado de la carretera y del aparcamiento donde está nuestro coche.


Pero antes, quiero recomendarte este sitio, y lo hago de corazón, porque si antes decía que en el Monte me siento como en el jardín de mi casa, aquí, me siento como si estuviese en casa. Es el cálido y acogedor Bar Restaurante Monte Aloia, que está, como podrás ver, entre el aparcamiento y la Capilla.

 Es éste un sitio al que acudo a menudo con mi familia y amigos a comer, cenar, a celebrar fechas importantes, y cada vez nos gustan más. Para empezar destacaría su buena relación calidad-precio, el trato cercano de Samuel, de su familia y todos los que allí trabajan, que te hacen sentir bienvenido. 

De su carta destacaría que tienen variedad de pescados, como sargo, xurelos (jureles, que siempre pide mi Papi, jejeje) y que no en todos los restaurantes los puedes comer, riquísimas también sus tortillas, el cocido, la empanada de xoubas…

 Por otro lado, te sentirás muy cómodo en sus mesas en el exterior en los meses de calorcito, y super a gusto dentro, cuando hace frío y llueve. A mí particularmente, me encanta ir en Otoño, da gusto estar dentro calentito, contemplando la belleza que lo rodea a través de sus ventanales. Es que yo soy más de Otoño que las castañas!


Además, al acabar de comer, tienes la posibilidad de dar un bonito paseo por el Monte, o antes, para abrir el apetito, eso como tú veas. Y es que ningún otro restaurante te ofrece un entorno similar…

Te recomiendo que lo visites, verás como te encanta. Por cierto, los martes es su día de descanso. Si no eres de la zona y te quedas más tranquilo, puedes llamar antes para confirmar que estén abiertos y/o reservar. 

049

Su teléfono es el 986.68.51.60

 Y aquí se acaba nuestra rutilla con comidita y/o cena incluída!

Ahí está otra vez mi Mamita, jajajajaja!


Y aquí os dejo un “ramito” de hojas de Otoño que hice en el Monte, para ti, por haber leído toda la publicación hasta el final!

FICHA TÉCNICA:


Dónde: en el Monte Aloia, Tui

Circular: si

Señalizada: no

Tiempo: 1 hora

Distancia:  2´54 kms

Consejo: el Monte Aloia es precioso en todas las épocas del año, con sol y con lluvia, con frío y con calor, pero si hay una época en la que está exultante es en Otoño, en esa época está para comérselo con sus hojas de mil colores en los árboles, con sus setitas, el rocío sobre la hierba y los riachuelos que regresan a sus surcos después de las vacaciones estivales… así que, vayas en la época que vayas, vete de nuevo o vuelve en Otoño; caerás rendido a sus pies muerto de amor y de tanta belleza.

Dificultad: baja

Coordenadas GPS: 42º 05´00´´ – 8º 40´47 ´´

Mapa

Cómo llegar con google maps

4 comentarios en “Miradores del Monte Aloia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s